Experiencia Medieval Parador Castillo de Oropesa **** (Toledo)

2 al 4 de Marzo de 2018 – Salida 18:30

PARADOR NACIONAL

El Parador de Oropesa te brinda la posibilidad de alojarte en un Palacio del Siglo XIV. La experiencia te traslada a otra época. Descubre sus señoriales salones, del mismo modo que lo hicieron los nobles hace cientos de años. Pasea por el interior de las murallas del Castillo, lugar donde soldados y oficiales descansaban antes de las batallas. Desde las torres y almenas podrás contemplar vistas maravillosas y revivir las emociones que sentían los caballeros medievales.

El Parador Castillo de Oropesa es un bello edificio que transmite su historia y sus leyendas a través de impresionantes salones, columnas y soportales, un imponente patio y la enigmática Torre del Homenaje. Fue en tiempos la Casa solariega de los Álvarez de Toledo, Condes de Oropesa, y sirvió de refugio a soldados, religiosos y nobles en otras épocas. En 1930 se convierte en el primer Parador monumento de la cadena pública, abriendo camino a una red de alojamientos en castillos, palacios, conventos y monasterios, considerada única en el mundo. Es una entrevista con la historia, un sugestivo rincón donde podrás relajarte y disfrutar de espectaculares vistas sobre la Sierra de Gredos.

 OROPESA – villa medieval

Salpicada de monumentales conventos, iglesias y palacios. El Parador, es la mejor muestra de la riqueza monumental y paisajística del lugar.

El casco viejo de Oropesa conserva varias muestras de arquitectura popular y un urbanismo que denota su trazo medieval de calles irregulares y estrechas. La iglesia de San Fernando (siglo XVII), con planta de cruz latina. La iglesia de Ntra. Señora de la Asunción (siglo XVII) tiene una portada con arco de medio punto. Es Bien de Interés Cultural.

Como muestra religiosa, se dispersan varios conventos de interés: el Colegio de los Jesuitas del siglo XVI (fundado por el virrey del Perú y que llegó a ser Universidad) de estilo plateresco; el de las  Concepcionistas (de 1523, hoy establecimiento hostelero); el de Ntra. Señora del Recuerdo (donde vivió San Juan de la Cruz en su juventud); el de las Misericordias (del año 1618, de Clarisas) y el de los Franciscanos observantes.

El Ayuntamiento se ubica en un edificio del siglo XV, que luce unos soportales de arcos carpanales sobre columnas. También sobresalen el puente, de origen romano, sobre el río Guadyerbas, en la carretera de Oropesa a Candeleda, los restos del callejón de los Duques de Oropesa (siglo XVI) con arcos de medio punto, y la puerta de la muralla (siglo XV), con dos torreones.

Puente del Arzobispo, el pueblo que trajo el puente. Fundado en el siglo XIV, por el arzobispo de Toledo, que mandó construir un puente sobre el río Tajo para facilitar el paso a la gran cantidad de peregrinos que iban hacia el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Con sus once arcos, hoy seis siglos más tarde, se conserva en perfecto estado.

La población que se extiende junto a él es de traza medieval. Los edificios más significativos son del siglo XIV, a excepción de los molinos de Santa Catalina, del XII. Resaltan el Rollo-Picota, del siglo XIV, y la casa de Diego de Villarroel. Un conjunto de casas populares con soportales y encaladas aportan el sabor manchego. Destaca la iglesia de Santa Catalina, de estilo gótico-mudéjar.

Del patrimonio artesanal, la cerámica es el más importante, una alfarería similar a la talaverana pero con un carácter propio.

Talavera de la Reina, fue construida por los musulmanes, pero el añadido al nombre de la ciudad «de la Reina» se remonta a 1328, fecha en la que el rey Alfonso XI a los diecisiete años, contrajo matrimonio con su prima de quince, María de Portugal y le regaló esta ciudad. Fue durante los siglos XV y XVI cuando alcanzó fama gracias a la cerámica, la cual fue utilizada en la decoración de importantes monumentos de esa época.

La Basílica del Prado, fue llamada por el rey Felipe II, la Capilla Sixtina de la Cerámica Se conserva del antiguo recinto amurallado del siglo XIII, las Torres Albarranas y la puerta de Sevilla.

Varios puentes cruzan el Tajo y las plazas de San Agustín y del Pan ocupan el espacio central del antiguo recinto medieval de Talavera, con el Colegial de Santa María la Mayor y el Teatro Victoria.

El Museo de Cerámica Ruiz de Luna, recoge una amplia colección de objetos de cerámica y azulejos, de entre los siglos XVI y el XX, y es el mejor reflejo del esplendor de esta industria en Talavera.

ITINERARIO:

Viernes día 2: Bilbao – Oropesa

Sábado día 3: Oropesa – Puente del Arzobispo

SENDERO: Camino Real a Guadalupe (etapa 9).

Histórico camino que utilizaron reyes, santos, nobles, escritores y peregrinos anónimos para llegar hasta el que fue durante muchos siglos el destino de peregrinación más importante de la península Ibérica antes de que Santiago de Compostela lo desbancara: el Monasterio de Guadalupe.

Dificultad: Fácil                Distancia aprx.: 15 kms.

Tiempo aprx.: 4 h.          Desnivel acumulado: 50 m.

TURISMO:  Oropesa – Puente del Arzobispo –           Posibilidad Visita taller de Alfarería

 

Domingo día 4: Oropesa – Talavera – Bilbao

SENDERO: Las Barrancas del Tajo o Burujón.

Uno de los parajes naturales más impactantes, bellos y sorprendentes de la provincia. Espectaculares cortados arcillosos que han sido formados por la erosión del viento y las aguas del Tajo.

Dificultad: Fácil                     Distancia: 8 kms.      

Tiempo aprx: 2 h.                   Desnivel: 75 m.

TURISMO:   Talavera de la Reina

 

Precio:   Socios: 215 €       No socios: 221 €

Incluye: traslado en autobús y alojamiento en el   Parador  Castillo de Oropesa ****    desayunos buffet y cena sábado.

 

Nota: Esta excursión incluye actividades de senderismo y turismo. Las personas que se inscriben en estas actividades conocen las especiales características de su operativa y desarrollo, y, por lo tanto, deben ser conscientes de la posibilidad de cualquier modificación en el itinerario, transportes y duración, motivados por causas ajenas a la organización; la cual se reserva el derecho de modificar o anular las actividades ante imprevistos o imponderables, tanto con anterioridad como sobre la  marcha en aras del bien común.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *